alientech home

Nuevas tecnologías de autos abruman a conductores

Mucha gente que compra autos en estos días se siente abrumada por la nueva tecnología.

Algunos vehículos enderezan el rumbo automáticamente si el auto se sale de su carril, o frenan por su cuenta si los sensores indican que está a punto de chocar. Hay monitores para cambios de carril y puntos ciegos, alertas si el conductor se adormece y autos que pueden estacionar solos. Tecnologías que antes estaban disponibles solo en los modelos más caros, como controles de velocidad adaptables, indicadores de la presión de los neumáticos y cámaras traseras, son cada vez más comunes.

"Si la gente no entiende cómo funciona o lo que hace el auto, estos rasgos pueden asustarlos o incomodarlos", comentó Deborah Hersman, presidenta del Consejo Nacional de Seguridad. "Queremos asegurarnos de que explicamos bien estas cosas a la gente para que puedan aprovechar la tecnología que les va a dar mayor seguridad".

Todos estos componentes pueden reducir las muertes y lesiones evitando accidentes o reduciendo su gravedad, según expertos.

Pero hay un problema: Nadie le enseña al conductor cómo manejar todas estas cosas. Y los conductores a menudo las desconectan, con lo que anulan todo su potencial.

"Si la gente no entiende cómo funciona o lo que hace el auto, estos rasgos pueden asustarlos o incomodarlos", comentó Deborah Hersman, presidenta del Consejo Nacional de Seguridad. "Queremos asegurarnos de que explicamos bien estas cosas a la gente para que puedan aprovechar la tecnología que les va a dar mayor seguridad".

Un estudio de la Universidad de Iowa indicó que la mayoría de los conductores expresaron incertidumbre acerca de cómo funcionan las nuevas tecnologías. Un 40% dijo que sus vehículos se comportaban en forma inesperada. La tecnología menos comprendida fue el control de velocidad adaptable, que reduce o aumenta la velocidad según el estado del tráfico, manteniendo siempre la misma distancia respecto al vehículo de adelante.

Todos estos componentes varían según la casa automotriz, el modelo y las opciones que uno seleccione.

Joe Kraemer, contador jubilado de 70 años de Arlington, Virginia, dice que la primera vez que manejó el Mercedes 2015 E-Series casi sale corriendo de su asiento. Dijo que estaba empezando a cambiar de carril cuando sintió un ruido como el de una alarma. "bip, bip, bip".

Ahora, cuando sucede eso, su esposa le dice: "Relájate. Tienes a alguien en el punto ciego y estás a punto de matarnos a todos".

La esposa de Kraemer, quien ha manejado vehículos por 50 años, volvió dos veces al concesionario donde compró el auto para participar en sesiones de una hora sobre el manejo de la tecnología del vehículo.

A medida que estas tecnologías llegan a los autos más baratos, los concesionarios no se muestran tan dispuestos a entrenar a los clientes.

Los manuales que vienen con los autos, por otro lado, no ayudan mucho, según activistas defensores de los derechos del conductor. Son "documentos escritos por abogados, para abogados", afirmó Clarence Ditlow, directora ejecutiva del Centro para la Seguridad de los Autos.

"Pasamos de los manuales de 50 páginas comprensibles de hace 20 años a obras de 500 páginas que meten miedo", expresó.

"No creo que la gente pueda llegar a dominar todos los sistemas que tiene en su auto", expresó. "Es como comprar una nueva computadora. Nunca comprenderás todas sus capacidades. Los autos de ahora están hechos pensando en los conductores más hábiles e intuitivos, y no todos somos así".

Algunas casas automotrices ofrecen CDs o DVDs sobre el uso de los sistemas de seguridad, pero "los conductores casi nunca se toman el tiempo de verlos", de acuerdo con Peter Kissinger, presidente de la Fundación AAA para la Seguridad del Tráfico.

Un estudio de la fundación indicó que algunos conductores piensan que los sistemas de prevención de choques frenarían el auto siempre, cuando en realidad solo alertan al conductor sobre un posible choque. Pero es el conductor el que tiene que frenar.

"Esa es una situación peligrosa", dijo Kissinger.

Algunos sistemas de prevención de choques, cada vez más disponibles, hacen algo más que alertar y frenan directamente si el conductor no lo hace.

Ray Harbin, de 67 años, voluntario que ofrece cursos sobre seguridad en el manejo en Montana, dijo que la frustración que siente la gente mayor ante estas tecnologías es parecida a la que sintieron cada vez que tuvieron que adaptarse a nuevos programas de computadoras o a cambios en el sistema operativo.

"No creo que la gente pueda llegar a dominar todos los sistemas que tiene en su auto", expresó. "Es como comprar una nueva computadora. Nunca comprenderás todas sus capacidades. Los autos de ahora están hechos pensando en los conductores más hábiles e intuitivos, y no todos somos así".

Con información de elnuevoherald.com