tracker home

24 Horas de Le Mans 2017, te lo contamos todo

ber y Brendon Hartley** conseguían la victoria después de remontar desde la parte final a la que les relegó un problema en su motor eléctrico, tres horas y media después de comenzar la carrera.

Las 24 Horas de Le Mans dieron inicio con las altas temperaturas como principales protagonistas. Toyota salió desde la primera fila de la parrilla, después que Kamui Kobayashi batiese todos los records con su vuelta lanzada en la segunda sesión de clasificación. Los nipones partieron con una ventaja que supieron aprovechar en los primeros compases de la carrera.

Tras la vuelta de formación y de que el coche de seguridad abandonase la pista, el Toyota #7 con Mike Conway a los mandos, consiguió mantenerse en primera posición mientras que por detrás, el Toyota #8 y el Porsche #1 se disputaban la segunda plaza. A pesar de que Porsche parecía tener ritmo para aguantar por delante del Toyota de Sébastien Buemi, el piloto suizo le superó e incluso pudo atacar a su compañero de equipo y colocarse un par de veces en la primera posición.

Tras la primeras zonas lentas con bandera amarilla provocadas por Romain Rusinov, poleman de la categoría LMP2 y la retirada del By Kolles, que no duró ni una sola vuelta en pista, la situación se estabilizó en las primeras posiciones. El Toyota TS050 Hybrid #7 recuperó la primera posición con Kobayashi encargado del segundo relevo.

Hacia las 18.30 de la tarde Porsche dio la sorpresa metiendo al número #2 en boxes. Unos problemas en el motor eléctrico situado en la rueda delantera izquierda era el causante de un problema que mantuvo al prototipo de los de Stuttgart 19 vueltas en el garaje con sus mecánicos trabajando a contrarreloj para devolver el coche a pista lo antes posible.


El cambio de normativa en LMP2 y el consecuente aumento de potencia de los prototipos de esta categoría, nos dejaron numerosos errores entre los pilotos menos experimentados. De hecho, los comisarios se vieron obligados a desplegar varias veces las banderas amarillas para devolver los coches a la pista o retirarlos de forma definitiva de la carrera.

Cuando el reloj marcaba las 10.30 en el Circuito de Sarthe, el Toyota #8 con Sébastien Buemi al volante reportó por radio al equipo que algo no marchaba bien en su coche. Los nipones le quitaron importancia alegando que no veían nada en la telemetría hasta que de pronto le llamaron de urgencia al box. Con humo en su TS050 Hybrid, Buemi se bajó del coche mientras los mecánicos, esta vez de Toyota, se convertían en protagonistas.

En un principio se pensó que podría tratarse de un problema en una pinza de freno, pero cuando retiraron la luna del coche y el morro, quedó en evidencia que los problemas venían del motor eléctrico, del MGU y que su reparación les iba a llevar bastante tiempo.

La salida de pista de un Ford provocó el primer safety car de la carrera cuando pasaban algunos minutos de la medianoche. Momento en el que comenzó la debacle del equipo Toyota. Primero, el Toyota #7 se quedaba sin embrague tras relanzar la carrera y a pesar de los intentos de Kamui Kobayashi de llegar a boxes, tenía que retirarse con el coche tirado muy cerca de dónde se quedó el año pasado a escasos minutos del final.

Era entonces cuando comenzaron a caer las primeras lágrimas en el equipo Toyota al que aún le quedaba la unidad #9 en pista. Sin embargo, un nuevo problema volvía a hundir a los integrantes del equipo nipón. Nicolas Lapierre tuvo un golpe con un LMP2 y, al igual que minutos antes hacía su compañero, trató de llegar a boxes sin éxito. El fracaso en el equipo Toyota contrastaba con la alegría comedida dentro del equipo Porsche.

El Porsche 919 Hybrid #1 asumió el liderato de la carera cuando ya era noche cerrada en Le Mans. Los de Stuttgart tenían una noche tranquila y se centraban en la remontada del #2 mientras que los Oreca 07 de Rebelion y del equipo de Jackie Chan rozaba los puestos del podio absoluto.

El susto para Porsche llegó a las 11.15h de la mañana cuando la historia vista en los Toyota se reproducía. Un problema dejó sin potencia al prototipo que André Lotterer pilotaba en ese momento. Nuevamente a pesar de los intentos del piloto de llegar al garaje para que el equipo arreglase el coche, se quedó tirado en pista. La hora de ventaja que tenía con los LMP2 a los que les precedía, se desvanecía.

El Oreca 97 #38 de Jackie Chan se colocaba entonces líder de la carrera mientras que Porsche se encomendaba al coche nº #2. Un error de los pilotos de Rebelion, se saldaba con una sanción para el coche número #31 que dejaba vía libre a Porsche para tratar de llegar a la primera posición.

A una vuelta del final, Timo Bernhard colocó su 919 Hybrid en primera posición en la que consiguió cruzar la bandera a cuadros. 19º victoria de Porsche en las 24 Horas de Le Mans, tercera consecutiva, en una edición en la que sus principales rivales se quedaron de juego a media noche.

El Porsche #2 ganador de las 24 Horas de Le Mans tras la debacle del Toyota

Satisfacción absoluta, a pesar de haber perdido la victoria, en el equipo del actor chino Jackie Chan. Ho-Pin Tung, Thomas Laurent y Olver Jarvis suben al segundo cajón del podio con un LMP2 con chasis Oreca 07, neumáticos Dunlop y con el motor Gibson, el mismo que llevan todos los equipos en LMP2.

La tercera posición del podio ha sido para el Rebelion #13 de Nelson Piquet Jr, David Heinemeier Hnsson y Mathias Beche.

En la categoría GTE Pro la victoria ha sido para el Aston Martin #97 deJonathan Adam, Daniel Serra, tras luchar con el Chevrolet Corvette C7.R #63 de Jan Magnussen, Jordan Taylor y el español Antonio García. Una pasada de frenada de Taylor en la última vuelta dejó sin la victoria al equipo, que tuvo que conformarse con la tercera posición.

En GTE AM tres Ferrari 488 GTE en el podio. El #84 del equipo JMW Motorsport con Rob Smith, Will Stevens y Dries Varhoor han sido los vencedores por delante del #55 del Spirit Of Race con Duncan Cameron, Aaron Scoot y Marco Cioci a los mandos.

Con información de motorpasion.com

banner ktag 728x90